La autofoto más justificable de la historia