Jesus, ¿Has perdido al perro?