Iniesta, ¿nos vamos al cine?