Hay que reconquistar las escaleras