¿Hay algo peor que un lunes?