Había una vez un pueblo tan ignorante