George R. R. Martin recibe una visita inesperada