Filosoraptor: perder el tiempo