Expectativas y realidad: pintarse el rabillo del ojo