Expecativa vs Realidad: durmiendo