Este es mi trono, humano