Estar en lo más alto no es recuperación