Esperemos que no se ponga de moda