España recorta ayuda a países pobres