Ese momento en el que empiezas a oler a quemado