Ese día en que lamentas haberte comprado tu mascota