Es fácil ser una patata delgada