En Uzbekistán no se atreven con los pensionistas