En Texas cualquiera lleva un arma de destrucción masiva