En este tren no cabemos los dos