El uso de Internet reemplaza la interacción humana