El traje con el que no se atreve ni Lady Gaga