El trabajo de teleoperador cada día está peor