El “Show” de Merkel