El riesgo de algunos juegos