El «rey» del descenso por aguas bravas