El reto de todo escritor: Ola ke ase