El peor problema del tercer mundo