El peligro de no seguir las cadenas