El golpe más idiota del mundo