El efecto Rajoy se extiende