El día de San Valentín es una fiesta materialista