El cuaderno de matemáticas se ha suicidado