Dos escaleras mejor que una