Dios no puede evitar las catástrofes