Dios creó el botón de autodestrucción