Día 5: siguen pensando que soy parte del cuadro