Día 3: nadie sospecha nada