Despertar, el juego de todas las mañanas