Dejemos el entrenamiento y a bailar