Dejarse barba: expectativa vs realidad