Cuidado con los toques, Neymar