Cuando una mirada es más que suficiente