Cuando un caracol es casi tan grande como tú