Cuando tu perro te hace la cobra