Cuando necesitas recoger el correo