Cuando internet no era compatible con el teléfono