Cuando cocino me gusta protegerme