Confirmado, a los felinos les encantan las cajas vacías