Con Rajoy, ganan los alemanes